La Basmala



Por Hisham Muhammad:

En el nombre de Al-lah el Misericordioso, el Compasivo.

Como musulmanes, se nos ha enseñado desde una edad muy temprana a repetir la expresión de “Bismillah” antes de efectuar una acción, especialmente antes de comer y beber. No obstante, desafortunadamente muchos de nosotros ni si quiera entiende bien los bellos significados que entraña dicha palabra e ignora los tremendos valores que contiene.

Son dos palabras en árabe que suman entre ambas siete letras, muy cortas, muy fáciles de decir, pero que muchos de nosotros por descuido, no menciona en muchas ocasiones, y se deprava de una gran recompensa en esta vida y en la otra.

Por lo cual, cada vez que digamos “Bismillah” recibimos nada menos que setenta hasanas (recompensas por un buen acto), ya que Al-lah multiplica cada buen acto por diez.  Allah (exaltado y glorificado sea) dice:

“Quien presente una buena obra, recibirá diez veces más. Y quien presente una mala obra, será retribuido con sólo una pena semejante. No serán tratados injustamente.” [6:160]

Al-lah (SWT) nos da dos parábolas ilustrando los efectos de la buena palabra en contraste con aquellos de la mala palabra diciendo:

“¿No has visto cómo ha propuesto Al-lah como símil una buena palabra, semejante a un árbol bueno, de raíz firme y copa que se eleva en el aire, que da fruto en todo instante, con permiso de su Señor? Alá propone símiles a los hombres. Quizás, así se dejen amonestar.

Una mala palabra es, al contrario, semejante a un árbol maligno arrancado del suelo: le falta firmeza. Al-lah confirma con palabra firme a quienes creen, en la vida de acá y en la otra. Pero Alá extravía a los impíos. Alá hace lo que quiere.”
[14:24 - 27]

Además, el Mensajero de Al-lah (P) nos enseña que al empezar una acción debemos mencionar el nombre de Al-lah, sea una acción importante o insignificante, lo cual ayuda a tener a nuestro Creador presente en cada momento de nuestros días, y a buscar Su ayuda, Su protección y apoyo en todos nuestros asuntos y decisiones. El Profeta (P) dice en un hadiz: “Cualquier acción importante que no empiece por Bismillah será imperfecta.”

Y en otro hadiz establece que: “Cualquier acción importante que no empiece con Bismillah será vacía de bendiciones.”

La expresión más extensa es “Bismillahi Rahmani Rahim”, que se recita normalmente antes de empezar a leer o recitar un capítulo del sagrado Corán. Tanto la forma corta (Bismillah) como la más extendida se denominan en árabe “Basmala”.

El sagrado Corán contiene 114 suras (capítulos), al inicio de las cuales siempre se empieza con la basmala, con la única excepción de la sura número 9 (At-Tawba o El Arrepentimiento) que empieza sin ella.

Otra excepción es sura 27 (An-Naml o Las Hormigas) que contiene dos basmalas, una al principio y otra en su versículo 30 (se menciona en medio del capítulo), y así, en total  el sagrado Corán contiene también tantas Basmalas como número de suras, es decir 114.

La basmala es una invocación del nombre de Allah (SWT), con la intención de pedir su apoyo y rogar sus bendiciones.

En cuanto al nombre de Allah (SWT) no es un equivalente de la palabra “dios” en castellano. El equivalente de dicha palabra en árabe sería “ilah”, que igual que “dios” puede tener plural “dioses”, un femenino “diosa”, ser afectado por prefijos y sufijos “semidiós”, “demidiós”, etc. 
Del mismo modo la palabra “ilah” tiene un femenino “ilaha”, un plural “aliha”, etc. además ambos sustantivos pueden ir modificados por adjetivos adscribiéndoles atributos negativos: “un falso dios”, “un dios débil”… etc.

En cambio la palabra “Al-lah” es un nombre propio inmutable. Deriva del verbo al-laha, que significa “adorar” o “dirigir el corazón con amor, devoción y adoración hacia Él”. La palabra Al-lah es un sustantivo masculino. Aunque aquí hay que hacer hincapié en la diferencia entre género y sexo. El género de una palabra no tiene porque indicar siempre el sexo de aquello a lo que hace referencia dicha palabra. En término lingüísticos: existe una diferencia entre el género del significante y el sexo del significado.

En este caso, la palabra Al-lah es masculina, pero Al-lah ni es masculino ni femenino en cuanto a sexo. Ya que a diferencia de la creación, no necesita multiplicarse para asegurarse una supervivencia o una continuidad de una especie a la que pertenece. Exaltado sea, Él es el Eterno, la fuente de continuidad de todos, Él origena toda vida, ha sido sin nosotros, y sin Él no somos. 

En cuanto a los nombres de “Ar-Rahman” y “Ar-Rahim”, ambos son nombres propios de entre los numerosos sombres de Allah. Ambos también derivan del mismo verbo “rahima” (tener compasión o piedad).

Aquí hago un pequeño inciso para indicar que la letra H en estos dos casos no se pronuncia como la H anterior en Allah, sino que es una H más aguda cuyo símbolo fonético es (ħ). En términos lingüisticos es denominada una faringeal fricativa silenciosa.

¿Qué significan ambos nombres? Si echamos un vistazo a las diferentes traducciones de los significados del sagrado Corán al idioma castellano, nos encontramos con varias traducciones, la más usada de entre ellas es “El Misericordioso, El Compasivo”. Yo, personalmente, la uso por dos razones: primero porque es la expresión más convencional y por lo tanto más fácil de entender por el receptor (oyente/lector), y segundo porque es quizá la que más se acerca al verdadero significado en árabe.

Dos de las explicaciones del significado y connotaciones de dichos nombres mejor fundamentadas y argumentadas de las que tengo constancia son las siguientes:

Dijo Ibn Al Qayyim (que Al-lah le tenga en su misericordia): “Ar-Rahman indica un atributo intrínseco a Él (exaltado sea), mientras que Ar-Rahím indica el efecto del atributo sobre el objeto de su misericordia. Así pues, el primero indica un atributo y el segundo indica la acción. El primero indica que Su atributo esencial es la misericordia, y el segundo que Él tiene misericordia para con Su creación.”

Esto se ve reflejado en el sagrado Corán. Ya que Ar-Rahman es usado para referirse a Allah en solitario sin mencionar el objeto de su misericordia. Mientras que Ar-Rahim siempre tiene un objeto al que va dirigida dicha misericordia, o al menos una indicación de haberlo.

Otra distincción es aquella que afecta el objeto de la misericodia de Al-lah (SWT), es decir, a quién va dirigida dicha misericordia:

Abu Ali Al-Farisi dijo: Ar-Rahman es un nombre exclusivo de Allah que incluye todo tipo de misericordia y compasión para toda la creación, sean humanos o no, sean obedientes o no, se merezcan su misericordia o no. Y Ar-Rahim es un nombre que indica un tipo de misericordia exclusiva para los creyentes. 

Esta opinión es respaldada por el hecho de que Ar-rahim se menciona en el sagrado Corán en relación con los creyentes. Aunque ambas opiniones, lejos de contradecirse, se complementan.

El Profeta de Allah (P) solía referirse a Allah (SWT) en algunas de sus súplicas como “Ar- Rahman de esta vida, y Ar-Rahim de la próxima.” Es decir que Ar-Rahman incluye en su misericordia a todos los humanos en esta vida, mientras que el nombre AR-rahimles es exclusiva a los creyentes en la próxima.

La basmala es un elemento maravilloso en el Islam que atesora muchísimos significados de gran belleza y cuya superficie apenas he logrado tocar en estas líneas. Según el Antiguo Testamento, Allah (SWT) le había predicho a Moisés: "Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande. Y sucederá que a cualquiera que no oiga mis palabras que él ha de hablar en mi nombre, yo mismo le pediré cuenta." [Deuteronomio 18:18 - 20]

Pedimos a Allah que nos incluya en su misericordia en esta vida y en la otra.

Y que la Paz y las Bendiciones de Allah alabado sea estén con su profeta Muhammad y sus puros familiares y sus guiados compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en nuestro blog, por favor sólo exigimos mantener un lenguaje limpio y civilizado. Te invitamos a que sigas leyendo le contenido de nuestro blog y compartir tu opinión con nosotros.