La receta del odio.



Si se mezclan algunos ingredientes en la mente humana la pócima resultante puede ser explosiva y mortal. Una receta que es altamente peligrosa y a la que muchas mentes occidentales se están volviendo alarmantemente adictas es la de la ignorancia como catalizador, con altos niveles de arrogancia y chovinismo, y por último el ingrediente detornante del miedo.

Una manifestación de esta receta, que se cuece en las mentes de una gran porción de las masas, es conocida más comúnmente como "islamofobia". En otras palabras, es el miedo irracional a lo musulmán y a cualquier cosa que tenga que ver con el Islam.
Si la xenofobia es el miedo irracional a los extranjeros en general sean de donde sean y profesen la religión que sea, la islamofobia es el peldaño siguiente en la escala del odio.
La islamofobia excluye a una minoría (los musulmanes) dentro de la minoría (los extranjeros). Es el epicentro del odio. El cúlmen de la discriminación.
Veamos y analicemos uno a uno, en esta ilustración un tanto culinaria, los ingredientes que componen tal repugnante plato.
Como dicen los angloparlantes "ignorance is bliss" que traducido al español sería algo así como "la ignorancia es felicidad". La ignorancia permite a las mentes vacías dormir tranquilas, les ahorra el dolor de cabeza y los martirios de una conciencia viva. 

La ignorancia tiene un efecto placebo inigualable. Digo efecto placebo, porque la ignorancia en sí no es un ente, sino la falta de entes. De l mismo modo que la oscuridad no es nada más que la ausencia de luz.
Digo esto porque en lo referente al islam, la mayoría de los ciudadanos occidentales "de a pie" realmente abundan en ignorancia. La mente occidental, por lo general, es desértica en cuanto a información fidedigna y factual sobre el Islam, y los pocos oasis que la habitan están infectados por estereotipos y prejuicios. Los pocos intelectuales que se atreven a combatir estos estereotipos son silenciados y hasta tachadis de traidores y antipatriotas.

Las mentes ignorantes son extremadamente fáciles de manipular por aquellos que sí saben algo sobre el islam, pero cuyos intereses les dictan combatirlo, diabolizarlo y ausentarlo. Las mentes de dichas personas ignorantes son peones fáciles de mover, y marionetas fáciles de controlar.
No obstante, la ignorancia en sí no es la verdadera lacra. El problema se vuelve casi imposible de resolver cuando la mente vacía tiene la sensación de estar repleta, cuando la persona ignorante se niega a aprender bajo la pretensión de que ya ha llegado a un nivel de saber y sabiduría con el que ya no le es necesario indagar en estos temas, explorar y aprender.
De esta manera, ante los habituales típicos tópicos y los estereotipos que se oyen diariamente sobre el Islam, rumiados pero nunca digeridos, uno no tiene más remedio que intentar corregirlos, entusiasmado ante la posible existencia de uno de esos oasis "desinfectables". Sin embargo, en numerosas ocasiones, el entusiasmo se  torna en decepción debido a que además de encontrar una ignorancia profundamente arraigada, tambien decubrimos a su hermana gemela: la arrogancia. Y ahí es cuando uno se da cuenta de estar ante un caso difícilmente reversible.
Esta arrogancia se debe a un falso sentido que oscila entre la superioridad y la supremacía. Conceptos podridos de supremacía racial, religiosa o cultural, conceptos destinados a perecer en el basurero de la historia de la inhumanidad. Conceptos que, en muchos casos, son producto de la disconformidad política o cultural, de problemas familiares, o de un bagaje de frustraciones personales y decepciones ante la persistencia de diferencias e injusticias económicas. En todo caso, aquí no pretendo hacer un análisis de la psique de un racista, simplemente de algunos sintomas de entre los muchos que caracterizan este cancer mental.
Lo relevante en esto es que ante estas injusticias, crisis y desgracias, lo más cómodo y conveniente (especialmente si se tiene una mente vacía) es elegir un cabeza de turco. Los musulmanes han sido el cabeza de turco convencional desde tiempos lejanos, y lo natural es que lo sigan siendo, ya que las cabezas vacías tienden a ir en manadas. Ir en dirección diferente u opuesta requiere una mente dotada de raciocinio,  que disponga de facultades cognitivas, y de capacidad de llevar a cabo un pensamiento crítico. 

Por cierto, en la historia de la humanidad, muchas de estas mentes que han decidido ejercer sus deberes etico-morales y llevarle la contraria a los beneficiarios de la ignorancia colectiva de las masas, por lo general acabaron atravesadas por una bala (Nota: las cabezas vacías puede que se caractericen por ser más longevas, aunque este enunciado aún no ha sido cientificamente demostrado).
Estas situaciones de frustración e inequidad sociales engendran miedo e incertitud  ante un futuro poco estable. Dicho mierdo es un fuego que arrasa las mentes vacías cual paja seca, les paralyza y desactiva su objetividad.  

Una mente vacía necesita un enemigo en el que personificar su miedo. Un blanco  fácil hacia el cual apuntar su odio y desprecio a la vez que materializar sus temores. Digo blanco fácil porque, que yo sepa, los cabezas de turco suelen ser elegido de entre las  clases màs desfavoricidas y menos pudientes. Esta elección esta lejos de ser un mero fruto del hazar.
A nivel colectivo, el miedo tiene un efecto de cohesión: es decir que los individuos bajo el efecto del miedo tienden a formar un colectivo cohesionado. De ahí que los peces ante un posible ataque formen un banco, al igual que otros animales bajo la misma amenaza y afectados por el mismo factor miedo de un posible depredador junten sus filas. No obstante, nunca hay que confundir la característica de cohesión con la de coherencia.
¿Cuál es la solución? Los verdaderos culpables en esta cadena de culpabilidades son algunos medios de comunicación. Estos medios tienen que dejar de ser medios de desinformación y estigmatización. La mayoría de medios de comunicación están siendo factorías que fabrican, en cadena, estereotipos  y prejuicios contra el Islam. Están sirviendo como latifundios de odio y desconfianza no solo para nuestra generación, sino también para las que están aún por llegar. Indudablemente son instrumentos en manos de personas y colectivos (políticos, ideológicos, etc.) con una agenda clara y unos objetivos que ya ni se molestan en camuflar.
Es urgente y primordial que los medios de comunicación, que tanto alarde hacen de su  objetividad, dejen su parcialidad a lado justos con el Islam y los musulmanes. que ya son un colectivo indivisible de las sociedades europeas. No sé en que mundo viven quienes nieguan este hecho.

De la misma forma que los medios de comunicaciión son adictos a enfocar sucesos desafortunados aparentemente relacionados con los musulmanes, que también enfoquen los innumerables puntos positivos que tiene el islam, más allá de los titulares anecdóticos del ramadán y la fiesta del cordero.
Hay que poner fin a la demonización del Islam y los musulmanes, a la cultura del miedo y del prejuicio, y despertar del efecto placebo y amueblar las mentes con una información bien fundada. Solo así podremos encontrar los terrenos comunes para desarrollar un dialogo constructivo y lograr un entendimiento satisfactorio.

2 comentarios:

  1. Un Articulo bien Interesante y Fundamentado, y con el que coincido en la mayoría de las cuestiones porque en realidad es así como funcionan las cosas, los Miedos y los Prejuicios fundamentados por la ignorancia y la desinformación de los Medios de comunicación conducen al Miedo a lo que no se conoce Bien y del Miedo al Racismo, Xenofobia, Homofobia ó Islamofobia no va más que un paso, bueno de hecho el significado etimologico de Fobia es Miedo,...
    En fin, que a mí por lo menos me enganchan los Articulos que se Publican aquí...y la verdad es que la Música también aunque no se sepa lo que dice la Letra...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leer los articulos y por tus comentarios.

    La melodía que suena al principio es un estilo que en árabe llamamos nashid, carece de instrumentos musicales por lo general. La verdad es que la persona que canta este poema tiene una voz muy bonita.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en nuestro blog, por favor sólo exigimos mantener un lenguaje limpio y civilizado. Te invitamos a que sigas leyendo le contenido de nuestro blog y compartir tu opinión con nosotros.