Hajj: una oportunidad para reflexionar.

Bismillah Arrahman Arrahim,


En estas fechas del año, el mundo islámico está viviendo los diez primeros días del mes sagrado de Dul Hijja en un ambiente de espiritualidad. Mientras millones de hermanos y hermanas se han desplazado para cumplir con su peregrinaje, el resto de la umma (La comunidad islámica) siente un fuerte anhelo por visitar las tierras sagradas de Meca y Medina en peregrinaje.
El hajj, quinto y último pilar del Islam, es un acto de adoración obligatorio para todo musulmán y musulmana capaces, tanto físicamente como económicamente, de llevarlo a cabo. Este peregrinaje se realiza en una época especifica del año lunar que es el mes de Dul Hijja, duodécimo mes del calendario islámico.

Una vez en la ciudad sagrada de la Meca, los peregrinos recorren un itinerario que les lleva etapa por etapa a través de la vida llena de devoción y sacrificios del profeta Ibrahim (Abraham que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Así pues, cada lugar que los peregrinos van visitando guarda una relación con dicho profeta, y atesora una reminiscencia de él así como del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que por su parte vivió la mayor parte de su vida en dicha ciudad.


El edificio (de color negro) en medio de la mezquita sagrada de la Meca se llama la Kaaba. Es un santuario edificado por Ibrahim mismo con la ayuda de su hijo mayor Ismael (que la paz de Allah sea con ambos). Es el primer santuario dedicado a Allah en la tierra. También se dice que fue Adán (P) quien lo construyó por primera vez, e Ibrahim (P) no hizo más que reconstruirlo después de su destrucción debido al diluvio. Cada esquina de la Kaaba recibe un nombre en árabe, siendo la más conocida la esquina que contiene la piedra negra (Al Hayar Al Asuad). Dicha piedra fue utilizada por Ibrahim (P) para distinguir el punto del cual se parte para dar una vuelta completa a la Kaaba.
El movimiento circular o de circunvalación de los peregrinos alrededor de dicho santuario se le denomina en árabe "Tawaf" y se efectúa en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Se dan siete vueltas a la Kaaba, partiendo siempre desde la piedra negra.
Sólo Allah sabe el secreto detrás del número de vueltas así como su sentido (contrario al sentido de las agujas del reloj). No obstante, cabe mencionar que muchas acciones de adoración que se llevan a cabo en el Islam, además de tener como objetivo el acercarnos a nuestro creador, también pretenden integrar al individuo musulmán con el resto de la creación, con el medio natural que nos rodea…etc.
En este sentido, viene a la mente, a nivel macroscópico, el universo entero en su forma circular o eliptica gira en este mismo sentido, el movimiento circular de la mayoría de los planetas del sistema solar al rededor del sol, con excepción de Venus (su sentido cambió por un impacto de un asteroide) también es en el mismo sentido. El planeta tierra además de estar girando en este sentido al rededor del sol, también gira alrededor de su propio eje en el mismo sentido.

A nivel microscópico, el movimiento de los electrones alrededor del núcleo del átomo, que curiosamente se estratifican en siete órbitas, y giran alrededor del núcleo en el mismo, lo mismo hacen los óvulos antes de su fertilización, todo el universo desde sus componentes más diminutos hasta los más gigantescos parecen estar en un movimiento giratorio en el sentido ya mencionado.
Otra etapa en el itinerario del hajj es el desplazamiento que se hace entre las colinas de Safá y Marua. En imitación del movimiento que hizo Hagar (mujer de Ibrahim) en busqueda de ayuda y agua para su hijo Ismael cuando éste aún era bebé, tras ser abandonados en medio del desierto.
Hagar al no divisar a nadie desde las cimas de dichas colinas, hizo plegarias para que Allah les socorriese y sacase de su estado de desesperación y depravación. Entonces, el arcángel Jibreel, (Gabriel) que la paz de Allah sea con él, descendió y con un golpe con una de sus alas abrió una brecha en el suelo desértico de la cual empezó a brotar agua. Hagar entonces empezó a recoger el agua en un pequeño charco diciendo:"Zam, zam" diciéndole al agua, en árabe antiguo, que se acumule en la pequeña charca. De ahí surgió la inagotable fuente de Zamzam que sigue fluyendo incesantemente en Meca.
Zamzam en sí es una señal de Allah (swt). Esta fuente ha estado fluyendo durante cinco milenios sin dejar de hacerlo un solo día. Ninguna otra fuente es equiparable a Zamzam, especialmente teniendo en cuenta que es una fuente en medio del desierto.
Son muchas las lecciones que se pueden aprender de cada etapa del hajj, como son las innumerables virtudes y particularidades con las que se distingue sobre muchos otros actos de devoción. Existen muchas ayah (versículo) del Corán y dichos del profeta (P) que resaltan esta realidad. No es ninguna coincidencia que la sura (capítulo) número 22 del Corán se denomine Al-Hajj (La Peregrinación).
El hajj, es un acontecimiento incomparable donde millones de personas se reúnen en la misma ciudad, unidos por el amor, respeto y aprecio mutuos. El hajj transcurre en un ambiente de paz y convivencia, donde musulmanes provenientes de diferentes partes del planeta tienen una oportunidad inigualable de conocerse entre sí e intercambiar experiencias e ideas. Su fin más deseado además de lograr el perdón de Allah y renovarse espiritualmente, es el de esforzarse juntos para mejorar como individuos y reforzar el conjunto de la comunidad islámica.
Durante el hajj desaparecen las distinciones entre los peregrinos sean del país, etnia o raza que sean y tengan el nivel económico que tengan, ya que todos y todas visten de la misma forma y siguen una conducta de simplicidad y humildad. De ahí que el hajj sea el mejor sitio para aprender a evitar la ostentosidad y el egoísmo, a respetar y tener paciencia con los demás y a combatir el racismo y la discriminación. Cualquier disputa, insulto o ofensa a sus hermanos y hermanas le invalida automáticamente el hajj al peregrino en cuestión.
El profeta (P) peregrinó a la Meca desde Medina una sola vez en su vida, de ahí que sea recomendable hacerlo el mismo número de veces. Mientras que también existe el peregrinaje voluntario, denominado Umra en árabe, que se puede llevar a cabo varias veces.
Del mismo modo que el profeta Abraham (P) y su hijo Ismael, antepasados directos del profeta Muhammad (P), son protagonistas indiscutibles del hajj. También Muhammad (P) es una figura omnisciente a través del recorrido. No hay que olvidar que la Meca vio a nuestro amado profeta Muhammad (P) nacer, en ella creció, se casó con Jadiya (que Allah esté contento con ella), en las montañas de la Meca fue elegido Mensajero de Allah, y la misma gente de la ciudad que una vez admiró su intachable honestidad y estimó su infalible conducta, se tornó en contra de él insultándole y acusándole de traición a sus injustas tradiciones, y de blasfemia y ultraje contra sus ídolos.
De este modo, el profeta (P) fue perseguido junto a sus seguidores y obligado a abandonar la ciudad y buscar refugio en la ciudad de Medina (conocida hasta entonces como Yazrib). No obstante, Allah nunca abandonó a su fiel mensajero y querido siervo a quien apoyó y amparó hasta hacerle volver a su ciudad natal, y entrar a ella agachando su cabeza en señal de humildad, y pronunciando una amnistía general para los que le perseguían.
La entrada del profeta a la ciudad de la Meca fue un acontecimiento que cambió la historia para siempre. Fue un día que abrió puertas relucientes al futuro, llenándolo de inspiración y optimismo. Un día que emancipó a dicha ciudad de la ignorancia e injusticia que le aquejaban y destruyó a los falsos ídolos que mantenían a los humanos como esclavos los unos de los otros, en vez de ser todos siervos iguales ante Allah en solitario.
Alabamos a Allah que ha hecho prevalecer la verdad con la que fue enviado nuestro amado profeta Muhammad (P). Pedimos a Allah que no nos prive de honor de cumplir con el hajj, así como visitar la ciudad de Medina iluminada con la presencia del mensajero de Allah.
Que Allah nos guíe a aquellas acciones que nos acerquen a Él, y nos aleje de cualquier acción que nos desvíe del camino recto.
Y que la paz y bendiciones de Allah estén con nuestro amado profeta Muhammad (P), así como con todos los demás profetas y mensajeros de Allah sin distinción.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en nuestro blog, por favor sólo exigimos mantener un lenguaje limpio y civilizado. Te invitamos a que sigas leyendo le contenido de nuestro blog y compartir tu opinión con nosotros.